Los 9 elementos para elaborar un Modelo Canvas
Read Time:5 Minute, 14 Second

Los 9 elementos para elaborar un Modelo Canvas

1 0

¿Qué es el modelo canvas?

El modelo canvas, también conocido como Business Model Canvas, es una creación realmente reciente. Fueron Alexander Osterwalder e Yves Pigneur quienes lo presentaron en sociedad en el año 2011 a través de un libro titulado Generación de modelos de negocio (Deusto).

Como explica Osterwalder en el libro Generación de modelos de negocio, “la mejor manera de describir un modelo de negocio es dividirlo en nueve módulos básicos que reflejen la lógica que sigue una empresa para conseguir ingresos. Estos nueve módulos cubren las cuatro áreas principales de un negocio: clientes, oferta, infraestructuras y viabilidad económica”.

En aquel tomo, Osterwalder y Pigneur escrutaban diversos tipos de modelos empresariales y ofrecían consejos sobre cuándo usar unos u otros. Lo interesante es que la voluntad de los autores era establecer nuevos parámetros de negocio para una época en la que el sistema de producción había sufrido un quiebro interno que lo condujo a múltiples cambios drásticos.

Generación de Modelos de Negocio en general y el modelo canvas en concreto apostaban por unas nuevas coordenadas empresariales que imponían una nueva mentalidad a la hora de hacer negocios. Si crees que tu mentalidad pertenece más al siglo XXI que al siglo anterior, entonces puede que el Business Model Canvas sea lo más idóneo para tu aventura empresarial.

¿Cuáles son sus principales elementos?

modelo canvas

Socios clave

Puede que tu principal fuente de ingresos sea la venta de tu producto o servicio… Pero para avanzar y mejorar deberías establecer alianzas con todo un conjunto de socios clave que ayuden a elevar el juego de tu empresa.

Entre los emprendedores, cada día, hay un mayor interés por establecer acuerdos de colaboración con terceros para compartir experiencias, costes y recursos (socios estratégicos, socios industriales, socios inversores, economías de escala, etc.) que les permitan diseñar, desarrollar y gestionar sus proyectos de negocio.

Estructura de costes

Un aspecto que no se tie ne muy en cuenta cuando se define el modelo de negocio es cuándo cobra tu empresa. De ahí que las necesidades de financiación sean un elemento a analizar escrupulosamente. A la hora de establecer la estructura de tus costes, puedes optar por dos opciones: por un lado, puedes intentar reducir el coste del producto usando herramientas como, por ejemplo, la automatización del proceso de producción; o, por otro lado, puedes crear un valor añadido que resulte valioso para el consumidor.

Carpintier recomienda “definir cómo financiarás un negocio que, al principio, no es rentable. Haz un análisis de tesorería y calcula qué dinero necesitarás en el tiempo hasta que seas rentable”.

Tu propuesta de valor

¿Cuál es el valor diferencial que convierte a tu empresa en algo único? ¿Qué tiene tu negocio que no tengan tus competidores más directos?  Es aquello que te hace diferente de la competencia… pero sin olvidar un pequeño detalle: aquello que te hace diferente y por lo que tu cliente está dispuesto a pagarte. Puedes tener la idea del siglo, pero si no tienes clientes, de nada sirve. Ambos –propuesta de valor y cliente– se necesitan como el oxígeno para respirar. Hay emprendedores que diseñan su modelo alrededor de una propuesta de valor centrada en resolver una necesidad determinada de un cliente, pero no es por la que está dispuesto a pagar. Propuesta de valor, valor diferencial o ventaja competitiva… Llámalo como quieras, pero asegúrate de que tu aventura empresarial lo tiene.

Relaciones con los clientes

No menos importante, que el resto de elementos, es el tipo de relaciones que quieres establecer con cada uno de tus segmentos de clientes. Y las relaciones pueden ser, entre otras, personales (cara a cara, telefónicas, etc.), automatizadas (a través de tecnología como e-mail, funnels…), a través de terceros (externalización de servicios), individuales (personalizadas), colectivas (a través de comunidades de usuarios). La clave aquí es cómo vas a conectar tu propuesta de valor con el cliente. Y eso tiene que ver con la sensación que quieres que produzca tu marca en el cliente.

Actividades clave

Deberás definir unas actividades clave sin las que tu negocio no podría seguir operando: producción, resolución de problemas… Ésta es una de las piezas más complicadas de definir dentro de un modelo de negocio porque de ella depende que tengamos claro –y que así lo transmitamos al mercado– qué somos y qué queremos ser. La actividad clave del fabricante de software Microsoft es el desarrollo de software, mientras que la del fabricante de ordenadores Dell es la gestión de la cadena de suministros.

Recursos clave

Define todos los recursos que resultarán clave para el desarrollo de tu modelo de negocio: recursos físicos, intelectuales, humanos, financieros… Es el cómo vas a hacer tu propuesta de valor y con qué medios vas a contar. Del estudio y análisis de este elemento depende, en gran parte, que el negocio llegue a ser viable, no tanto porque la propuesta de valor encaje en el mercado y haya clientes dispuestos a pagar por tus productos y/ servicios sino más bien porque mayores o menores recursos requerirán de mayores o menores esfuerzos financieros, intelectuales, de acuerdos con terceros, etc.

Fuentes de ingresos

Es la consecuencia de lo demás, pero paradójicamente tiene que ser a priori, es decir, antes de empezar debes saber cuáles serán tus fuentes de ingresos. Eso sí, no las definitivas, porque todo negocio evolucionará y su modelo, también.

Segmentos de mercado

En este recuadro del modelo canvas hay que definir a la audiencia de la empresa: ¿quiénes y cómo son tus clientes?

La propuesta de valor es importante, pero no más que los clientes. Son el centro de cualquier modelo, porque sin clientes no hay negocio. Y esto que parece obvio no se suele tener  en cuenta. La causa suele ser que muchos proyectos nacen enfocados a producto y no al cliente.

Canal

Este elemento incluye tanto los canales que vamos a utilizar para explicar a nuestros clientes cuál es la propuesta de valor, como los canales para ofrecérsela (venta y postventa). En este apartado es necesario dejar establecido cuál o cuáles van a ser los canales a través de los que tus clientes podrán adquirir tus productos o servicios.

En la web de Canvanizer puedes crear tu propio modelo Canvas

Si te interesa puedes leer más artículos como ‘Los 9 elementos para elaborar un Modelo Canvas’ en empendimiento.

Happy
Happy
100 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

continuous delivery Entrada anterior Las 5 mejores herramientas de continuous delivery en DevOps
pitch investor Entrada siguiente How to Effectively Pitch Business Ideas to Investors
You cannot copy content of this page